TAGS

ana villalvilla sara barbera reflexion alexis piñero the brandery Ella maria manrique magenta tarrega modigliani ben bright cuencaskate jose palmero paolo coppolella Hokusai Karl Hofer andrew wyeth del kathryn barton edgar degas esteban roca fausto furioso hanna dusar joel benguigui maria lassnig paula modersohn-becker Anna Bjerger Antje Majewski Jacques Flechemuller John Stezaker Lautrec Lucian Freud Wes Lang William Copley agua bendita alba soler belen mateo custo line dr.lakra ernst frida kahlo gauguin http://www.blogger.com/img/blank.gif ian mosh kate shaw kinomode la cantante calva manuel becerra nacho sanz nela sanchez 1966 90s Andreas Neuner Anwen Keeling Avigdor Arikha Barnaby Furnas Charles Garabedian Daniel Heidkamp Delphin Enjorlas Djordje Ozbolt Ed Paschke Eduardo Anievas Elisa Johns Erik Mark Sandberg Fernando Renes Jan Svankmajer Javier Clavo Jeremy Fish Joseph Goldberg Judy Crowe Julie Heffernan Julius LeBlanc Stewart Llyn Foulkes Lowell Boyers Lucy Stein M. F. Husain Makiko Kudo Marlene Dumas Mary Cassatt Muntean Rosenblum Norbert Schwontkowski Philip Taaffe Richard Colman Svein Bolling acid mother temple adam sorensen aggabarti aleksandra mir audrey beardsley botticelli caillebotte casey gray charles bukowski coiffure professionelle dali daniel richter david hockney ego cibeles el genio de la multitud elena baez elizabeth peyton fashion and fetish felipe criado fernando gimeno film fischl fumie sasabuchi fuzzy white casters golub inspiracion iris schomaker james whitney jasmine golestaneh jim morrison john william godward jordi verdu julio cortazar kirchner kokoschka l'autre magazine laga lapis leo zelada lil collection llavoretes lunacy mabel alvarez magritte manu cuartero marc chagall masson mateo tannatt meiro koizumi mini nancy tarraso neon pan hsin-hua paolo copolella porfia primaveravalenciana raffi kalenderian replay rina banerjee robert standish rodia saiman chow salvador dali salvatore ferragamo studded hearts tendencias teresa lopera tsuguharu foujita valencia fashion week visori vogue vulture magazine wyeth zara


by Edgar Degas.



En los últimos meses me he dedicado a probar todas las salsas del supermercado, además de otras drogas y distintos tipos de arroz. La salsa de yogurt es la mejor, sin duda.

Respecto a mi inspiración, supongo que surge de un cumulo de sensaciones que podríamos resumir en una intensa calma también conocida como aburrimiento post-traumático o resaca.

Acompañada de las salsas antes mencionadas no está nada mal. A mis nuevos amigos les encanta, dicen que sabe a éxito, a fiesta… pero prefieren las drogas.

Yo he decidido limitarme a observar. Tiene gracia ver como un grupo de desequilibrados intenta hacer fuego con salsa barbacoa.


Las conversaciones tienen un tiempo y un espacio, joder, no entiendo esa manía por hacerlas eternas. Comprende que esto no tendría sentido si él no hubiese dicho eso justo después de subirse los pantalones y entiende que yo no era tú.
Es sencillo, esa conversación tuvo lugar hace demasiado tiempo y no fue en tu habitación, fue en la mía, ¿lo ves? ¿Ves esa mancha en la pared? La hizo con su zapatilla aquel día, y he intentado limpiarla millones de veces.
No, no puedo borrar esa mancha, y ahora vete y piensa en lo que acaba de suceder.





Pic: by Gustav Klimt.




Existen mil rincones esperándonos para que escribamos en ellos nuestra historia, la historia de los desconocidos que no pueden dejar de quererse. Quiero vivir de tu aire, de tu habitación y de tus historias azules y rojas.
Siento que estoy empezando a conocerte y eso me asusta, no quiero ver tus defectos, no quiero esa dependencia tormentosa, ese proyecto de matrimonio sin hijos. ¿Dónde quedará nuestra magia única y diferente cuando sepa cómo es tu cara después de una noche etílica? No quiero saber tu comida preferida y no me interesan tus alergias.
Sé que me alejaré cuando todo eso llegue y tú no podrás entenderlo, y tampoco preguntaras.
Tal vez cuando hayan pasado meses, te encuentre por la calle dibujando alguna sonrisa en tu cuaderno y volvamos a hablar.
Siento que esta pérdida es inevitable, que tarde o temprano llegará y solo puedo posponerla dosificando nuestras escapadas, pero me siento culpable por dejar a los rincones sin un final feliz.



by Jean-Léon Gérôme.



-My love, intento ser más superficial, pero ¡es tan difícil! Te juro que intento pensar un poco más en mis zapatos y algo menos en mi futuro, ya sabes, el trabajo y eso. Pero no lo consigo.


¿Qué puede hacer una chica como yo? Solo soy un proyecto, love, solo eso. No consigo estar a la altura de esas chicas que piensan en su maquillaje antes que en su familia.


Me encanta cambiar de sexualidad cada fin de semana, pero lo hago con amor, ¿me entiendes? Beso con pasión, cariño, pasión autentica, de la que te hace arder la sangre. Se puede oír mi corazón latiendo desde los baños.


- Y luego, ¿qué?


- ¿Luego? Luego sigo bailando. Y cuando vuelvo a casa, ya es de día y he pasado la noche con un montón de desconocidos con los ojos desorbitados y una gran sonrisa como la mía. Días después empiezo a recordar lo que pasó y, sinceramente, creo que es la música la que me hace cometer toda esta serie de locuras.


-Locuras…


-Sí, como perder los pantalones en medio de una multitud drogada, locuras.



by Ignacio Pinazo.



Querido pasado:

No nos hace falta una despedida, tú te fuiste un buen día y yo desaparecí dando tumbos, como siempre.
Quedaron tantos temas en el aire y tengo la sensación de que todo terminó en el momento perfecto… es increíble. Sentí un miedo inmenso, pensé que iba a perder mi vida pero ahora me doy cuenta de que está bien asegurada, siempre lo ha estado, a prueba de bombas.

He elegido este momento para contártelo porque creo que no puedo aguantar más, intuyo lo que va a ocurrir en los próximos meses y ambos sabemos que llevaba toda mi vida esperándolo. No me duele decir esto porque pienso que es lo correcto, la verdad al fin y al cabo.

Le quiero, le quiero mucho, como no he querido a nadie en mi vida, nunca. Creerás que puedes llegar a imaginarlo pero no es así, y ¿qué más da? Ahora ya no importa, si es que en algún momento lo hizo.
Siempre ha estado ahí, esto no pudo acabar ¿no lo entiendes? Daba igual lo que intentase aparentar, nunca se borró, nunca lo hará.
Sentí cosas muy fuertes hacia ti, y fue evidente. Tan fuertes que llegué a plantearme que había llegado a algún lugar, que el destino te había puesto ahí para que me olvidase de todo lo demás.
Ahora estoy en ese lugar y veo todo mucho más claro, siento haberte hecho perder el tiempo si es que lo consideras así después de todo.

Si te dije que te quería es porque lo hice, pero de otro modo. Hubiese dado todo por ti. Bueno, casi todo.
Ahora lo ves mucho más sencillo, estoy segura. Si es que al final, daban igual las excusas que inventase, todo llevaba al mismo sitio. Supongo que no estuvo bien, pero lo vi necesario, una historia al margen de todo esto. Necesitaba alejarme y tú estabas lejos de todo lo conocido. En el momento en que empezaste a ser real tuve que dejarlo, ya no tenía sentido.

Nunca debiste entrar en esta historia de locos, Pasado, nunca debí intentar algo así.
Reflexión I

Oh Dios mío! Soy una de esas locas que miran la luna y escriben poemas de amor.

Ay, nena, lo que ha pasado por esos ojos desde la última vez que nos miramos así, ¡todo lo que ha pasado! Tranquila, se que tú no puedes verme igual, pero déjame que lo imagine un momento. Pronto podrás hacerlo.
Recuerdo que estábamos ahí, en esa esquina, y me cogías fuerte la mano. Siempre tienes frío, ¿verdad? Siempre… pero no tiritabas por eso, me estabas llamando. Y yo iba corriendo a abrazarte.
Vamos a revivir aquellos meses, amor, vamos a traerlos aquí y vamos a llenarlos de chocolate, como solíamos hacer. ¿Recuerdas? No podíamos ni andar, así que volábamos.
No van a volver esos días, pero los haremos nuevos y mejores. Sin miedos. Y otra vez podremos hablarnos con los ojos.
Aquel día que nos refugiamos del viento en la casa vieja, aquel día…fue el último. Nunca lo olvidaré. Pero… ven, vamos a dar un paseo, pongámonos al día.


Pic: by Gustav Klimt.

Vais a estar por mis paredes, por el techo y por el suelo no porque no me parece higiénico. No es suficiente con teneros en mi cabeza constantemente mientras me late el corazón como si fuese a reventar, vais a estar frente a mis ojos cada minuto del día.
Tampoco es suficiente con teneros en mi móvil y de fondo de pantalla, no quiero nada digital, quiero palparos, sentir que sois míos. Quiero ese olor, ese sabor, ese todo.
Quiero ver lo que veis, y lo que no veis. Y hacéroslo ver. Quiero abriros los ojos…e inventar mares en vuestros poros para que os sintáis mejor. Más frescos, nuevos, inspirados, llenos de energía, recién nacidos. Podéis con todo porque estáis aquí y allí, en todas partes, en mis paredes, en el techo y en el suelo no, que está sucio.