TAGS

ana villalvilla sara barbera reflexion alexis piñero the brandery Ella maria manrique magenta tarrega modigliani ben bright cuencaskate jose palmero paolo coppolella Hokusai Karl Hofer andrew wyeth del kathryn barton edgar degas esteban roca fausto furioso hanna dusar joel benguigui maria lassnig paula modersohn-becker Anna Bjerger Antje Majewski Jacques Flechemuller John Stezaker Lautrec Lucian Freud Wes Lang William Copley agua bendita alba soler belen mateo custo line dr.lakra ernst frida kahlo gauguin http://www.blogger.com/img/blank.gif ian mosh kate shaw kinomode la cantante calva manuel becerra nacho sanz nela sanchez 1966 90s Andreas Neuner Anwen Keeling Avigdor Arikha Barnaby Furnas Charles Garabedian Daniel Heidkamp Delphin Enjorlas Djordje Ozbolt Ed Paschke Eduardo Anievas Elisa Johns Erik Mark Sandberg Fernando Renes Jan Svankmajer Javier Clavo Jeremy Fish Joseph Goldberg Judy Crowe Julie Heffernan Julius LeBlanc Stewart Llyn Foulkes Lowell Boyers Lucy Stein M. F. Husain Makiko Kudo Marlene Dumas Mary Cassatt Muntean Rosenblum Norbert Schwontkowski Philip Taaffe Richard Colman Svein Bolling acid mother temple adam sorensen aggabarti aleksandra mir audrey beardsley botticelli caillebotte casey gray charles bukowski coiffure professionelle dali daniel richter david hockney ego cibeles el genio de la multitud elena baez elizabeth peyton fashion and fetish felipe criado fernando gimeno film fischl fumie sasabuchi fuzzy white casters golub inspiracion iris schomaker james whitney jasmine golestaneh jim morrison john william godward jordi verdu julio cortazar kirchner kokoschka l'autre magazine laga lapis leo zelada lil collection llavoretes lunacy mabel alvarez magritte manu cuartero marc chagall masson mateo tannatt meiro koizumi mini nancy tarraso neon pan hsin-hua paolo copolella porfia primaveravalenciana raffi kalenderian replay rina banerjee robert standish rodia saiman chow salvador dali salvatore ferragamo studded hearts tendencias teresa lopera tsuguharu foujita valencia fashion week visori vogue vulture magazine wyeth zara

Vivo con la energía de tres cafés. También con los nervios, pero compensa.
Vivo con la intensidad de una tempestad y siento que giro como montada en un vinilo.
Tengo los pies en un ascensor y paro en todos los pisos. Rápido. Y las puertas se abren y se cierran al mismo tiempo que yo parpadeo.
Me ofrecieron las instrucciones de una magdalena e hice bien en no rechazarlas. Son mi manual de vida, mi guía.
Si fuese de día los pájaros estarían cantando en este momento. No hay nubes. El Sol está durmiendo. ¡Sal ya!
¿No lo echas de menos? Dulces abracitos de Sol.
Hay hormigas en el colchón... ¡Eres tú!





Pic: by Cuencaskate.
Photobucket

Pic: by Alba Soler. Estilismo: Javier Soria.



Reflexión XI:
El polvo, en invierno, hace mucha compañía.

Siempre pongo las perchas al revés. Tengo miedo de que alguien cuelgue algo y se caigan.
La gente dice que si rompes un espejo tienes siete años de mala suerte. Yo no tengo espejos.
No como sal. Tampoco tengo escaleras. Ni gato.
Sólo así me aseguro de que todo saldrá bien.
Pero tengo un problema.
Siempre me acompañan demasiados misterios.
Hay quien ha dejado de creerme. Cuando las personas no confian en ti los espejos se acaban rompiendo. Aunque no haya ninguno.
He pasado las tardes de los últimos años subida a la mesa del salón, viendo girar las manecillas del reloj, esperando a que pasara algo.

Grandes acontecimientos han tenido lugar allí, pero sólo yo los he visto, y nadie me cree.



Pic: by Cuencaskate


A veces me canso de lo que me rodea. Desde hace tiempo, unos cinco años más o menos, tengo la sensación de que no vale la pena hacer cosas que no sientes, ni rodearte de quien no te gusta. Que nunca hay motivos suficientemente buenos para "hacerte amigo" de quien no se lo merece.
Me apetece conocer gente original, con ideas, y hacer cosas que nos hagan felices. Me apetece una banda sonora, viajes y un día a día especial. Es especial si tú lo haces así, pero es más fácil con según quién cogido de tu mano, sujetándote el vaso o llorando sobre tu hombro.
No se trata de una imágen, no quiero máscaras. Tampoco es cuestión de dinero.
Hablamos de espíritu, de actitud, de brillo en los ojos. No de bolsos ni zapatos.




Pic: by Mercedes Helnwein.

Pic: by Avigdor Arikha.






Reflexión X:

No creas nada de lo que oyes de mi. Ni siquiera lo que veas.
Hay demasiados tíos sin un lugar donde meter la picha y demasiadas mujeres dejándose joder por cualquiera y en cualquier sitio. Acabas harto de que te digan que el sexo es cosa de dos, y el amor...cómo atreverse a ponerle límites.
Tenía ganas de pasar un buen rato aquella noche.
No, en realidad creo que me daba pereza, así que busqué compañía y me fui a dormir. Me desperté con el desayuno hecho y un par de desconocidos viendo la tele en el piso de abajo. Alguien había tirado un colchón al suelo pero tampoco me importó.
Me bebí el café y salí en busca de un buen polvo, ahora sí.


Photobucket

Pic: by Chisco.
Photobucket

Pic
: by Alba Soler. Estilismo: Javier Soria.



Puedo recordar aquel momento como si de un lienzo se tratase. Mis piernas de nata aferrándose a él. Puedo escuchar un leve aullido mientras mis uñas desgarraban un pedacito del cielo de su espalda. Todavía siento mis labios submarinos acariciando sus hermosos relieves de fresa, el sabor de lo desconocido. Y cierro los ojos por miedo a tocar el suelo.
Poderosa y esclava de sus pestañas a la vez.
Un lecho ensordecedor soportaba tan dulce escena al tiempo que los pulmones se nos llenaban de viento.
Sentía prisas, calma, bailábamos a ritmos frenéticos haciendo néctar de la fricción de nuestros cuerpos. Todas nuestras cicatrices se reencarnaban entonces en mariposas haciéndonos fuertes. Más fuertes. Y suaves...
Como en una danza tribal, nuestras sombras sugerentes se agitaban reflejándonos sobre la pared y llegando hasta el techo.
Un azul intenso me cubría anunciando el final.

Photobucket

Pic: by Alba Soler. Estilismo: Javier Soria.


( http://elsombrerodepensar.blogspot.com/2009/09/yo-de-profe.html )



Cómo me duele que te sean tan duros los pasitos de la vida y cómo me gusta que me digas que no me preocupe tanto, que no puedo vivir así.
Qué bonito cuando apagas la luz y cuando queremos y no podemos y lo seguimos intentando.
Cuántas veces te he dicho que yo no digo esas cosas y después te he susurrado que jamás te dejaría, que estoy aquí para no despertarnos nunca.
Y cuando llegamos al cielo y sabemos que ya no nos pueden quemar más que nuestros dedos.
Que somos intocables.
Qué bonito cuando te sonrío y todos tus problemas pasan. Y cuando tú me sonries y nos invade la calma.
Qué bonito cuando queremos y no podemos y seguimos queriendo y todo acaba bien.