TAGS

ana villalvilla sara barbera reflexion alexis piñero the brandery Ella maria manrique magenta tarrega modigliani ben bright cuencaskate jose palmero paolo coppolella Hokusai Karl Hofer andrew wyeth del kathryn barton edgar degas esteban roca fausto furioso hanna dusar joel benguigui maria lassnig paula modersohn-becker Anna Bjerger Antje Majewski Jacques Flechemuller John Stezaker Lautrec Lucian Freud Wes Lang William Copley agua bendita alba soler belen mateo custo line dr.lakra ernst frida kahlo gauguin http://www.blogger.com/img/blank.gif ian mosh kate shaw kinomode la cantante calva manuel becerra nacho sanz nela sanchez 1966 90s Andreas Neuner Anwen Keeling Avigdor Arikha Barnaby Furnas Charles Garabedian Daniel Heidkamp Delphin Enjorlas Djordje Ozbolt Ed Paschke Eduardo Anievas Elisa Johns Erik Mark Sandberg Fernando Renes Jan Svankmajer Javier Clavo Jeremy Fish Joseph Goldberg Judy Crowe Julie Heffernan Julius LeBlanc Stewart Llyn Foulkes Lowell Boyers Lucy Stein M. F. Husain Makiko Kudo Marlene Dumas Mary Cassatt Muntean Rosenblum Norbert Schwontkowski Philip Taaffe Richard Colman Svein Bolling acid mother temple adam sorensen aggabarti aleksandra mir audrey beardsley botticelli caillebotte casey gray charles bukowski coiffure professionelle dali daniel richter david hockney ego cibeles el genio de la multitud elena baez elizabeth peyton fashion and fetish felipe criado fernando gimeno film fischl fumie sasabuchi fuzzy white casters golub inspiracion iris schomaker james whitney jasmine golestaneh jim morrison john william godward jordi verdu julio cortazar kirchner kokoschka l'autre magazine laga lapis leo zelada lil collection llavoretes lunacy mabel alvarez magritte manu cuartero marc chagall masson mateo tannatt meiro koizumi mini nancy tarraso neon pan hsin-hua paolo copolella porfia primaveravalenciana raffi kalenderian replay rina banerjee robert standish rodia saiman chow salvador dali salvatore ferragamo studded hearts tendencias teresa lopera tsuguharu foujita valencia fashion week visori vogue vulture magazine wyeth zara
La naturaleza de los sentidos

Pic by Wyeth


Cuentan que iba un pescador, cada mañana, a una playa desierta, en una bahía cercana al fin del mundo. Paseaba casi tres kilómetros, y cuando empezaba a amanecer, clavaba su caña en la arena, y se sentaba a mirar el mar. Cuentan, que así nació la palabra placer.


Dicen que una mujer, de amplias vestimentas, esperaba a que su familia se durmiese después de comer, cogía las cortinas de toda la casa, e iba hasta el lavadero de la aldea. Era uno de esos antiguos, hechos de piedra, en los que el agua que salía de las tuberías estaba siempre fría, aunque fuese verano. Cogía romero y otras plantas aromáticas del jardín, y preparaba con ellas jabón. Cuando sus hijos se despertaban, y el aire agitaba las cortinas, sonreían al aspirar tan agradable aroma.

Escuché cuando era pequeña, que un joven le decía a una muchacha, que cuando tocaba su pelo, un ejército de hormigas recorría su espalda, y su corazón se aceleraba, pero sentía una inmensa calma. La chica, acercó sus labios a la mejilla del chico y le besó, y estas, como por arte de magia, se volvieron de un tono rosado, como los pétalos de una amapola.

Existe una leyenda, que habla de un jilguero. Dicen que componía nanas, que tranquilizaban hasta a las más turbadas conciencias. Y que a un niño, que no sabía a dormir, lo convirtió en un gran oso, y soñó todo el invierno. Las canciones del jilguero, se hicieron famosas en todo el mundo, y cuando el pajarito se murió, hicieron una gran estatua en su honor, y sólo la derribó el silencio.

Parece que, cuando estás mucho tiempo fuera de tu casa, una de las cosas que más echas de menos, es su sabor. El de la comida de tu madre, el del café antes de ir al trabajo, el de la tranquilidad de no estar solo, o demasiado lejos. A veces nos cansamos de ellos, y cogemos las maletas. Cuando viajas, descubres nuevos sabores, pero siempre es bonito volver, y compartirlos con los que ya conocías.

Cuando pienso en la naturaleza, no imagino un árbol inmóvil y sin vida, imagino el roce del viento en sus hojas, el baile de sus ramas, la música que nace de ellas, y, a veces, el gusto de sus frutos. Cuando pienso en los sentidos, imagino, recuerdo, o invento, relatos y leyendas que me descubren sus placeres, y sé, que los detalles, son un regalo. Y aunque tus ojos y los míos no vean lo mismo, o miren de manera distinta, y mis manos sean más pequeñas que las tuyas, los sentidos, cumplirán su función, y dejarán que sigamos sintiendo, pero también, sintiéndonos.

1 comentario:

  1. Jolines, tú sí que compones nanas... que acaban siendo preciosas historias :)

    ResponderEliminar