TAGS

ana villalvilla sara barbera reflexion alexis piñero the brandery Ella maria manrique magenta tarrega modigliani ben bright cuencaskate jose palmero paolo coppolella Hokusai Karl Hofer andrew wyeth del kathryn barton edgar degas esteban roca fausto furioso hanna dusar joel benguigui maria lassnig paula modersohn-becker Anna Bjerger Antje Majewski Jacques Flechemuller John Stezaker Lautrec Lucian Freud Wes Lang William Copley agua bendita alba soler belen mateo custo line dr.lakra ernst frida kahlo gauguin http://www.blogger.com/img/blank.gif ian mosh kate shaw kinomode la cantante calva manuel becerra nacho sanz nela sanchez 1966 90s Andreas Neuner Anwen Keeling Avigdor Arikha Barnaby Furnas Charles Garabedian Daniel Heidkamp Delphin Enjorlas Djordje Ozbolt Ed Paschke Eduardo Anievas Elisa Johns Erik Mark Sandberg Fernando Renes Jan Svankmajer Javier Clavo Jeremy Fish Joseph Goldberg Judy Crowe Julie Heffernan Julius LeBlanc Stewart Llyn Foulkes Lowell Boyers Lucy Stein M. F. Husain Makiko Kudo Marlene Dumas Mary Cassatt Muntean Rosenblum Norbert Schwontkowski Philip Taaffe Richard Colman Svein Bolling acid mother temple adam sorensen aggabarti aleksandra mir audrey beardsley botticelli caillebotte casey gray charles bukowski coiffure professionelle dali daniel richter david hockney ego cibeles el genio de la multitud elena baez elizabeth peyton fashion and fetish felipe criado fernando gimeno film fischl fumie sasabuchi fuzzy white casters golub inspiracion iris schomaker james whitney jasmine golestaneh jim morrison john william godward jordi verdu julio cortazar kirchner kokoschka l'autre magazine laga lapis leo zelada lil collection llavoretes lunacy mabel alvarez magritte manu cuartero marc chagall masson mateo tannatt meiro koizumi mini nancy tarraso neon pan hsin-hua paolo copolella porfia primaveravalenciana raffi kalenderian replay rina banerjee robert standish rodia saiman chow salvador dali salvatore ferragamo studded hearts tendencias teresa lopera tsuguharu foujita valencia fashion week visori vogue vulture magazine wyeth zara

La primera vez que la vi aparecer, caminando cabizbaja entre esa multitud de gente ebria, expulsando vaho, casi tiritando, no supe cómo interpretar ninguno de sus gestos, ni siquiera el orden de sus pasos parecía lógico. No allí.
Con el tiempo, pude ir comprendiendo como expulsaba pequeñas partículas de su alma en cada una de las conversaciones vacías que tenía con las demás personas, como si sus pensamientos bailasen a un ritmo que nosotros, los humanos, no podemos alcanzar. Incluso sus muecas me parecían incoherentes si me fijaba demasiado.
De algún modo, conseguí hacerme con ella, y, al fin, nos vimos a solas. Tenía algo que no lograba descifrar, y que hacía que un escalofrío recorriese mi espalda solo con imaginar cómo enfrentarme a sus palabras. Llevaba una chaqueta roja, y al entrar, tiñó todo el bar de ese color, y mi mente. Ella era como una sacudida suave, recordaba al estremecimiento que se siente con el primer amor. Al miedo a perder.
Me miraba de manera dulce, y aunque aún no comprendo qué escondía en sus pestañas, las sentía llenas de vida y secretos por contar, de experiencia. Todos decían que era oscura, que estaba envuelta de problemas, y la cubrían con un aura de superficialidad. Pero, todos ellos, estaban allí, cada día, cada hora. Siempre allí, a su lado.
Cuando cogía su vaso y se disponía a beber, miraba concentrada sus dedos agarrando la jarra y humedecía sus labios exactamente tres veces antes de rozar el borde, cerraba los ojos, y, mientras posaba su cerveza sobre la mesa, me miraba. Entonces yo me aceleraba, e inevitablemente, una sonrisa nerviosa, se dibujaba en mi rostro. Esto parecía incomodarle, y gustarle a la vez, así que yo lo repetía cuando la notaba distraída.
La primera vez que la vi aparecer supe que quería verla aparecer día tras día, caminando cabizbaja, esquivando a otras personas, con sus gestos incomprensibles, llena de nostalgia, manchando mi mundo de rojo, absorbiéndome.



Pic: Modigliani




La dinámica de este caos: amor por lo inevitable, frágil calma, calor, inconformismo, ritmo apasionado, claridad, pureza, bienestar, vitalidad. Euforia primaveral.









Pic: Salvador Dalí
Photobucket

http://magentatarrega.tumblr.com/
Demencial
#primaveravalenciana



He soñado que lloraba, y lloraba, y lloraba por esto, y corría, como si en mis pasos pudiese borrar este presente desolador. Y el miedo se apoderaba de mi, dejándome al descubierto, y los golpes venían ya de cualquier parte, y nuestra rabia se hacía ira, y nosotros, furiosos, un poquito más salvajes, sin querer. He visto a mis antiguos maestros luchar por un poco de calor (y algunos derechos). Y he sentido la necesidad impetuosa de salir a la calle y pedir un poco de calidez humana, ni siquiera calidad.


Y me he despertado llorando.
No puedo evitar sonreír cuando, leyendo un libro que te encantaría, recuerdo aquel día que planchaste mi chaqueta. Luego nos dimos cuenta de que, tal vez, habíamos estropeado la máquina. Pero no importaba, porque no era nuestra, y tampoco el resto de objetos. Eran de ese otro chico, ese que creía leer el futuro y nuestras mentes. Entonces tú me mirabas de un modo extraño, y te metiste en la cocina, y me enseñaste un recipiente que lo explicaba todo. Y yo me reía, estaba asustada y me reía. Y tú pensabas: bien, ¡es feliz!

- Sencillamente, hay demasiada gente disfrutando aquí al lado. No puedo soportarlo.

- Y, ¿qué harás? ¿Vas a marcharte?

- ¿Seguirán siendo felices si me voy?

- Posiblemente no.

- Es probable. Pero, ¿por qué?









Pic: Marlene Dumas
Pic: Lucian Freud

Me retuerzo entre tus notas, y avanzamos, como acróbatas, incandescentes, por tu melodía. Me retiro y te dejo. Y tú continuas rozándome a cada paso, me atropellas. Me rompes. Me apartas. Y yo te agarro, y curioseo, y muerdo, como si quisiera abandonar un pedacito de miedo en tu piel. Como si no estuvieses, ya, cubierto de deseo. Y me vuelvo a retirar, y tú te enfadas, me estiras, y te metes en mi cabeza, con las manos. Y amplías nuestros horizontes, a golpe de tambor. Y el cuero empieza a arder, así que lo ignoramos, y seguimos nuestra chispeante lucha de poder, consumiéndonos. Sometiéndonos el uno al otro como si eso nos fortaleciese, dejándonos en evidencia, amándonos sin protección. De la única manera posible. Sin quererlo, sin avisar, siendo, al final, cenizas.


Sabía que podía llegar hasta aquí, que no tenéis límite, que os da igual. Que no hay excepción, ninguna. Que no debía sentirme culpable, que mentíais. Y que mentiréis. Digáis lo que digáis, sabía que os puede el vicio. Y que ciertas cosas nunca cambian. Y, sorprendentemente, no duele. Que vuestras ambiciones son difusas, turbias. Y vosotros opacos. Absurdos. Torpes. Nulos.









Pic: Ed Paschke
Photobucket
Photobucket

Ian Mosh
Photobucket
Teresa Lopera

Photobucket
Lil Collection

Photobucket
Rodia

Photobucket
Ruw / Laga
Photobucket
Aggabarti

PhotobucketAlineación al centroBriefly

Photobucket
Replay / Purple Jam / Mini

Photobucket
Fashion and Fetish





Reflexión XXXVIII:


Cada día se despierta en tu cuerpo un alma nueva.








Pic: Muntean Rosenblum
Pic: Lucian Freud

Te arrancaré la piel y me haré un abrigo, para pasar todo el invierno contigo.
Pic: Lautrec

Al fin, terminó la locura de ocultarnos, de temer las consecuencias, de huir. Al fin, todo es bueno, todo es fácil, y los demás han dejado de importar. Después de meses, puedo cerrar los ojos junto a ti, con la certeza de que mañana seguirás a mi lado, sin dañar a nadie, respirando en una misma melodía. Al fin, no tengo que ocultar a quien escribo, en quien pienso, con quien bailo. Al fin, somos tú y yo, sin pasado, sin secretos, para siempre.

Esta bien, ya ha quedado claro que la chica no es normal, y que si no te das cuenta el primer día, te darás cuenta el segundo o el tercero. Y ahora de lo que se trata es de que tu curiosidad pueda más que el instinto de supervivencia. Si esto es así, serás el cazador cazado.
En primer lugar, debes aprender que la chica estará sobre todas las cosas. Si comprendes y asumes esto, todo que venga después será fácil, cómodo, como un suspiro. De hecho, te va a encantar, no vas a poder marcharte. Desertar nunca fue una opción.






Pic: Dr Lakra
MAKING OFF
video: Sara Barberá
music: Jordi Verdu
make up: Belen Mateo





Reflexión XXXVII:


Prometí morir de amor, no de todo lo contrario.











Pic: Del Kathryn Barton
Photobucket
Pic: Sara Barberá

Creo que se me va a salir el corazón del pecho. Mi vida avanza más rápido de lo que soy capaz de asimilar, las cosas que me van ocurriendo, las buenas y las malas, me desestabilizan pero apenas llego a sentirlas. Estoy flotando en un inmenso caos, que, por alguna razón, me encanta. No quiero escapar de él. Estoy temblando. Llevo temblando días. A veces, soy tan feliz que ni siquiera consigo sonreír. No puedo estropear el momento.
POLAROIDS

Photobucket


by Sara Barberá
Photobucket

Supongo que son cosas de la moda, o de la edad, pero veo fotos como esta, de hace solamente medio año, desfilando para Salsa Jeans, y parece que ha pasado un siglo. Veo como cambian las cosas semana tras semana, día tras día, y ¡es increíble! Cada vez tengo más claro lo imprevisible que es la vida y las sorpresas que nos esperan. ¿Cómo atreverme a cerrar los ojos al mundo? Dejemos que lo espontaneo, fantástico, y placentero de la vida nos rodee, dejémonos llevar. Seamos inocentes, pero no ingenuos, disfrutar nunca está de más.